Chaquetas

Chaquetas

Conforme el clima se enfría en el hemisferio norte, llega el momento de pensar en todas las prendas de abrigo que compondrán nuestro armario para esta temporada. La chaqueta es un elemento esencial para el estilo diario, especialmente en aquellas zonas donde el frío no descansa.

Es considerada como una de las decisiones de compra más importantes, dado que es una prenda básica y uno de los mejores elementos para realzar el estilo. Como existe una enorme variedad, esta prenda por sí misma permite definir nuestro aspecto, especialmente en aquellos días que no nos apetece arreglarnos demasiado.

Los abrigos y las chaquetas siempre dan una buena primera impresión y este es uno de los principales motivos por los que merece la pena elegirlos bien.

Elegir los mejores abrigos y chaquetas de moda

Vamos a analizar todas las opciones que se nos presentan a la hora de seleccionar una chaqueta o un abrigo para esta temporada de otoño-invierno.

Si paramos a pensar un momento, podemos darnos cuenta que no existe una sola prenda que tenga semejante variedad de tamaños y formas como es el caso de los abrigos y las chaquetas. Generalmente los tamaños se dividen por temporadas: la chaqueta de entretiempo se usa a principios de la primavera y las chaquetas de invierno en los meses finales de otoño.

Chaquetas de Cuplé para otoño - invierno

Cuando entra la temporada de invierno, lo más común es elegir el clásico abrigo de plumas, así como el abrigo largo y las chaquetas largas, dado que abrigan adecuadamente ante las bajas temperaturas.

En estas fechas encontramos los clásicos tejidos que aportan un alto grado de cobertura, tales como las chaquetas de lana con su cuello de borrego y su textura acolchada o las tan famosas de terciopelo.

No hay que olvidar que existen ciertos estilos alternativos que encajan muy bien en todo tipo de ocasión, como podemos observar en la chaqueta militar y en las populares chaquetas de piel.

Estilos de Cuplé para chaquetas de vestir y entretiempo

Este tipo de chaquetas suelen ser de materiales más ligeros con un potencial de abrigo muy inferior al de las versiones de invierno, aunque su variedad es increíble.

Tenemos la chaqueta bomber y las desenfadadas chaquetas vaqueras con algún estampado, incluso con ciertos toques de lentejuelas. Estas prendas son prácticas para el día a día enfocadas a momentos menos formales. Por el contrario, tenemos el traje de chaqueta y las americanas de mujer, que suelen ser una versión de chaquetas de vestir perfectas para toda ocasión que requiera formalidad.

También tenemos la chaqueta de cuero y de terciopelo que, de manera opuesta a lo que ocurre con la versión vaquera, son una opción algo más elegante con un enfoque más multipropósito. Quizá no sea la más apropiada como chaqueta de vestir, pero en las épocas más frías puede ser incluso una buena combinación con un abrigo acolchado acorde al estilo.