Tips para llevar nuestros tacones comodamente

Para muchas de nosotras, cuanto más altos sean los tacones, mejor. Y para otras, un par de zapatos negros planos es mucho más atractivo y cómodo que algunos tacones de aguja.

Tanto si eres fanática de los tacones como si no, seguramente estos consejos que te vamos a dar te ayudarán a llevar los tacones de una forma más cómoda y menos dolorosa.

No es divertido sufrir por culpa de la moda, pero si te gusta añadir un poco de altura a tu ropa, hay ciertas formas de hacerlo sin tropezar, sin callos y heridas innecesarias.

Según el Dr. Dana Canuso. El ‘síndrome de sobrecarga‘ causado por los tacones, puede causar dolor y posibles desgarros. Además, los tacones de mala calidad pueden causar dolor en la parte baja de la espalda, rodilla y pantorrilla”.

Si acabas de comprar un par de zapatos que son decepcionantemente incómodos o tienes un par que no puedes usar más de unas pocas horas, te damos algunas soluciones para hacer que tu experiencia con los tacones sea un poco más cómoda.

 

Elige la talla y el tamaño adecuado

Tan simple como suena, el zapato necesita ajustarse. Asegurarte de que haya espacio entre el dedo más largo del pie y la punta del zapato. Cuando vayamos a comprar unos tacones, el mejor momento del día será cuando sus pies ya estén “hinchados”. Así, miraremos el ancho de los pies. Esto ayudará a evitar daños que pueden llevar a juanetes, neuromas y dedos de “garra”.

 

Adaptando nuestros tacones

Antes de que te pongas esos tacones tan bonitos que te acabas de comprar, “rómpelos” primero en casa.  Usa calcetines en casa mientras usas los tacones por unas horas, para así amoldar mejor el zapato y ganar esa flexibilidad extra.

 

Elije cuero para tus tacones

Es importante que observes de que material están hechos. Intenta usar zapatos que estén hechos de cuero en lugar de sintéticos. para que tengan una mejor flexibilidad y puedan estirarse.


El uso de las plantillas, nunca viene mal

Caminar durante horas con tacones es mucho menos doloroso cuando  hacemos uso de una plantilla que está bien acolchada. Esto ayuda a absorber los golpes en el área de la planta del pie, mientras caminamos nos proporcionará más comodidad

 

Reduce el tacón en algún momento

Si tienes un par de tacones favoritos y que comienzan a ser más incomodos que cuando los compraste, considera la posibilidad de cortar parte del talón. Vaya a una tienda de reparación de zapatos y pídeles que le echen un vistazo. Por lo general, se pueden llegar a cortar alrededor de 1cm a 2 cm para mantener la integridad del zapato, pero esa pequeña medida podría hacer una gran diferencia al caminar.

 

Aprende a caminar correctamente

La forma en que se camina con tacones no debe ser la misma que la forma en que se camina con zapatillas de deporte. Caminar con la postura correcta puede ayudar a minimizar el impacto y el dolor en las articulaciones y los músculos.

 

Usa el desodorante para prevenir las rozaduras

Di “adiós” a las ampollas aplicando un poco de desodorante en la parte posterior y lateral del pie. El desodorante actúa como una barrera y ayuda a prevenir demasiada fricción.

 

Usa una tirita o esparadrapo para tus dedos del pie

El pegar con esparadrapo o tiritas el tercer y cuarto dedo de cada pie, quita la presión y te dará una mejor estabilidad, ayudarás aliviando ese dolor tan molesto. Además, ayudaremos a prevenir calambres.

 

¡Tomate un respiro!

Llevar tacones esporádicamente no tendrá daños a largo plazo. Pero si estás usando diariamente unos tacones un tanto incómodos, creo que podrías considerar tomarte un descanso ¿verdad?. Cámbiate los zapatos durante el día, puedes usar tacones sólo por períodos de tiempo y así le podremos dar un respiro a nuestros pies.

Otros artículos que te pueden gustar